Berga

Pasear por las calles de Berga me hacía sentir como si me hubiese trasladado 200 años atrás y, a la vez, como si me encontrase en un lugar rabiosamente actual. Sus calles medievales, largas y tortuosas, de edificios que alcanzan las 5 alturas, te conducen arriba, siempre arriba, como una escalera hacia el cielo.

Adoquines, vírgenes en las paredes, carteles que una no termina de comprender, estelades, graffitties, banderolas, balcones que invitan a ser abiertos, adoquines, aceras que son historia, la Patum everywhere (y sus guites, àligues, dimonis, gegants, nans…), comida que es arte y tradición, gente súper amable (dispuestos a reservarte en un restaurante sin conocerte de nada, o a pasarse el día paseándote por el pueblo y alrededores), la Verge de Queralt y sus vistas, carreteras que dibujan el paisaje, Konventos que no son lo que parecen, bares junto al río, cervecitas pagadas…

Muchas gracias a los R2 por su paciencia, sus paseos, su buen humor y su esfuerzo porque nuestra estancia en Berga fuese tan agradable… ¡¡Y por aguantarnos, que somos conscientes de que estamos como una chota!! ^_^

Imágenes by noemozica
Anuncios

4 pensamientos en “Berga

  1. Mira, tengo una visita pendiente en breve, tiene buena pinta que no he estado nunca. 🙂 Lo del plagio es pasado, pero me están pasando cosas similares últimamente y me lo ha recordado. Gajes del oficio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s