Un lugar para quedarse: Paula Bonet

Una sección by Luisa B

Sonó el timbre y una veintena de adolescentes cruzaron el umbral de la puerta. En la pizarra quedó el texto de María Leach escrito en tiza por Ismael: “Ja no t´estime. Adiós. Adéu. Good bye. Au revoir”. Frente a la pizarra quedó ella que tantas canciones de amor había cantado, que tantos versos les había enseñado a recitar con el corazón de color rojo cereza latiendo incansable… Frente a la pizarra su cabeza imaginó unas manos destejiendo lo que un día bordaron con cariño, cortando hilos que parecían atar voluntades, borrando un dibujo cuya belleza todos habían admirado algún día… Meses más tarde, en una de esas conversaciones sin importancia en las que se revelan cosas importantes, comprendió que aquel día en el quicio de la puerta, sin que ella pudiera sospecharlo, había alguien con el que entrelazar un nuevo camino, adivinándole el pensamiento.

Paula Bonet se dibuja, y sus retratos inventan imágenes para lo que trocitos de textos de otros le sugieren. Sus lápices se entretienen enmarañando pensamientos en forma de sombras, y el rojo de las mejillas de sus protagonistas revela que detrás de cada dibujo hay una historia que late…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s