Un lugar para quedarse: Kaatje Vermeire

Una sección by Luisa B

Dice Martín que sabe que se acerca el invierno porque anoche Marcos encendió la calefacción por primera vez desde el pasado mes de marzo; lo notó en los cristales ahumados de su cocina mientras sacaba del horno un pastel de puerros. Martín me cuenta que su cabecita de pájaro anda dándole vueltas a la idea de cambiar de rama: a la suya apenas le quedan un par de hojas y ni por esas le alcanzan los rayos de sol de la mañana… Si aún no se ha mudado, es porque no quiere ofender al brazo que le acunó entre flores durante el verano… Yo le digo que a la rama no le importará con la seguridad que antes de conocer a Martín decía que los pájaros no hablaban…

Las composiciones de la belga Kaatje Vermeire son mágicas: actúan como unos prismáticos especiales que permiten ver lo invisible y dejan clara evidencia de que ante nuestros ojos, a veces ciegos, hay mucha belleza oculta…

6 pensamientos en “Un lugar para quedarse: Kaatje Vermeire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s