El árbol de la ciencia

En el fondo de su falta de ilusión y de moral, al menos de moral corriente, tenía esa muchacha una idea muy  humana y muy noble de las cosas. A ella no le parecía mal el adulterio, ni los vicios, ni las mayores enormidades; lo que le molestaba era la doblez, la hipocresía, la mala fe. Sentía un gran deseo de lealtad.

Somos unos fanáticos, y el fanatismo de la honra es de los más fuertes.

Fragmentos del libro “El árbol de la ciencia”, de Pío Baroja.

Imagen by María Herreros

2 pensamientos en “El árbol de la ciencia

    • ¡¡A mí me parece una maravilla de la literatura española, tristemente desconocido por la mayoría de gente!!🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s