Postcards from Paris

Antes de acabar el año, tuve el inmenso honor de participar en el precioso proyecto Postcards from Paris.

Esther nos propuso una vida en Montmatre a la que yo di forma con palabras…

Tu pelo huele a flores, le susurro a la oreja, tan bajito que el viento se lleva la frase con él. Martín  sonríe,  y me besa. Despacio, como sólo él sabe hacerlo, jugando con mis labios y con mi lengua, con la tranquilidad que da saber que ese beso va a durar eternamente.

Su pelo huele a flores y es invierno en Montmatre. Diciembre en París. El frío  y la lluvia se cala en los huesos, y hasta en el alma, si no te andas con cuidado. La abuela siempre me lo decía, hay que estar alerta, no dejar que te llegue al corazón. Pero a mí sólo me llega su aliento. Y su pelo despeinado, su barba de tres días, su cuerpo largo y desgarbado, cubierto por un abrigo gris de paño que me hace soñar con películas de Godard, con cigarrillos interminables en la comisura de unos labios carnosos que no son los suyos, sino los míos.

Tu pelo huele a flores, repite para sí mismo, a la vez que me rodea con ese brazo que tantas veces me ha servido de refugio. De hogar. Y se ríe, con esa risa sana y sencilla que sólo los inocentes pueden exhibir.

Su pelo huele a flores, y el mío se enreda en un viento irreverente, confundiéndose con las hojas que juegan a perderse por la ciudad que nunca parece dormir, aunque tampoco despertar. Me coge de la mano y paseamos.

–         Quiéreme.

–         Ya te quiero.

–         ¡¡Más!!

–         Siempre más.

Tu pelo huele a flores, insisto, sabiendo cuál será mi recompensa. Me mira a los ojos y yo siento que se me doblan las piernas, que mi peso se multiplica y que, pese a todo, puedo volar. Martín me da la mano derecha, mientras con la izquierda juguetea con mi melena, larguísima y morena, como a ti te gusta, limpísima, y libre. Y es entonces cuando me doy cuenta. El bebé se llamará Manuel.

Su pelo huele a flores. Y el de Manuel a tierra mojada. El tuyo olía a vida.

La inigualable Vero Navarro, por otro lado, se encargó de ilustrar el texto con todo el arte que tiene. Podéis ver la entrevista que le hice hace ya unos cuantos meses aquí, y saber más de ella y de su increíble trabajo como ilustradora en su blog, Poor Sailor.

A Vero tuve la enoooooooooooooorme suerte de conocerla en mi última escapada a Madrid, y fue un flechazo en toda regla. Es divertidísima, y rapidísima de palabra y pensamiento,y súper generosa, y activa, y utiliza palabrejas de Muchachada Nui de forma natural, y mu lista, y una Princesa con Chupa. Así que supongo que entendáis que la ADORO, y que me siento muy muy muy afortunada de que fuese ella quien pusiese color a lo que yo buenamente escribí.

Y bueno, lo mejor de todo, fue un mail precioso de Esther, agradeciéndome mis palabras en “Montmatre es nuestro”… ¡¡Gracias a ti, una y mil veces!!

Imagen by Vero Navarro

2 pensamientos en “Postcards from Paris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s