¿¿Ahorramos??

Corren tiempos difíciles para nuestros ya de por sí maltrechos bolsillos. Y si resulta que vives sola, sin nadie con quien compartir gastos, trabajas para una administración pública que te ha bajado el sueldo dos veces en los últimos seis meses y tienes una hipoteca que pagar durante los próximos 20 años… ¡¡Pues la cosa todavía se pone más feúna!!

Hace unos tres años, escribí un post en DeChicas (un blog en el que colaboro de vez en cuando) con algunos tips para Ahorrar en Tiempos Revueltos. Releyendo el artículo, me reafirmo en alguno de los consejos, y ya no estoy tan convencida de otros… Poooooooooooooooor lo tanto, aquí va una (más o menos) nueva lista de cosas que yo hago para conseguir que llegar a fin de mes no sea (tan) dramático:

En el hogar:

– Sigo con el tema de las marcas blancas para los productos de limpieza, aunque teniendo muy claro cuáles funcionan y cuáles no… Es decir, que a veces vale la pena gastar un poco más y que lo que compras haga su función bien y dure, que no lo contrario…  Pero en general, los suavizantes, productos para el baño o limpiacristales, son de “no t’hi fixis”.

– Utilizo jabones hechos en casa para lavar la ropa, así reutilizo grasa y ahorro un montón.

– Compro papel higiénico bueno, y me aseguro de que no tienen que cortar un árbol cada vez que me limpio el trasero… Es decir: no necesitas medio rollo para estar segura de que vas limpia… Cuenta cuadraditos y “estira” con precaución… Verás que los paquetes duran más “por arte de magia”.

– Enjabona todos los platos a la vez y aclara todo seguido. Así te aseguras que cierras el grifo durante todo el tiempo que no lo necesitas. Más de lo mismo para cuando te lavas los dientes o las manos, estás limpiando el baño o lavando ropa a mano. Yo tengo unas pegatinas muy molonas en las que pone “Saving Mr. Water” y “Saving Mrs. Water” que me recuerdan la necesidad de ser “rata” con el agua… No sólo porque está subiendo el precio y cuesta una pasta, sino porque el medioambiente me lo va a agradecer.

– Pon el lavavajillas en un dispensador de jabón como el del baño. Queda bonito y dosifica mucho más la cantidad de jabón.

– Compra una olla exprés. Es una inversión de futuro, trust me. Lo que en condiciones normales necesitaría casi una hora de cocción (con el consiguiente gasto de tiempo y gas) estará listo en menos de 20 minutos… Just saying…

– Compra cantidades razonables de comida. Tirar comida es una PECADO MORTAL. Así os lo digo.

– Tápate en invierno y despelótate en verano… Que las series americanas están muy bien, pero el tema de ir todo el año con pantalones de algodón y camiseta de tirantes en casa, ¡¡¡no tiene ningún sentido!!! Existen las mantas, los nordicos, las batas, los calcetines gordos, los pantalones cortos y el caminar descalzo…

– Utiliza bien los horarios de teléfono con tarifa plana, manda whatsapps en lugar de sms, tira de Skype para hablar con tus amigos y familiares en el extranjero. Sé creativo.

Temas corporales y de salud:

– Utilizo jabón hecho en casa. Es más barato e infinitamente más sano. Aquí explico cómo hacer uno de Aloe Vera. Hay quien, además, lava su pelo con bicarbonato y vinagre y utiliza cremas hidratantes hechas en casa. Yo no, pero también es una muy buena opción.

– He dejado de lavarme el pelo a diario… Poco a poco, y de manera paulatina, he llegado a lavarlo cada 5-6 días… Mi factura del agua me lo agradece, y mi pelo todavía más.

– No necesitas que cada cepillado de dientes se vea como un anuncio de pasta dentrífica… Creéme, con una pequeña cantidad, se consigue un montonaco de espuma.

– No compres cremas, jabones y demás cosas de manera compulsiva. Espera a tener casi acabado el bote de la que utilizas para comprar el siguiente, y no te compres las cosas porque sí… Antes de adquirir un producto, pregúntate si no tienes en casa algo igual/similar, si realmente lo necesitas o si lo vas a utilizar más de una vez o dos… Es increíble lo que llegamos a acumular sin ton ni son.

– Antes de comprar una receta, comprueba que no tienes el medicamento en casa.

Por ahí:

– Ve a sitios donde las cervezas no cuesten a precio de whisky. Intenta tomarte la primera (y la segunda) copa en casa. Ve a sitios donde no haga falta pagar entrada para bailar. Cena en el extrarradio o en casa, que es más barato…

– Si no tienes dinero, no vayas de compras. Puede ser que suene ridículo, pero es así. NO tires de Tarjeta de Crédito. NUNCA es una buena idea.

– Un paseo por la playa, visitar exposiciones gratuítas, hacer un picnic, irte a dar una vuelta por el barrio, explorar zonas desconocidas de la ciudad o sentarse en un banco del parque a charlar puede ser tan divertido como otras actividades que cuestan dinero. Sé un poco imaginativo, que eso también es gratis.

– Búscate algún hobbie barato que llene horas y cueste poco dinero.

– Olvídate del metro y del bus y del tren y del coche… CAMINA, que es muy sano y muy barato… Y en caso de no ser posible, intenta aprovechar al máximo los transbordos (por ejemplo: ve en metro, vuelve en bus), agrupar y planificar los desplazamientos en coche y no aparcar en párkings de  pago.

Y no sé… Echadle cabeza a la vida… No estiréis el brazo más que la manga, sed conscientes de lo que entra en cuenta y de lo que sale, fijaos en lo que cuestan las cosas y, de vez en cuando, daros algún CAPRICHO… Que sino la vida sería mu triste tristísima…🙂

Imágenes via La Otra Cara del Glamour, La Patilla, Archivo & by noemozica (Oregon, 2012)

6 pensamientos en “¿¿Ahorramos??

  1. Tomo nota de todo!

    Yo antes era de los que necesitaban medio bote de gel para ducharse, medio tubo de dentífrico para cepillarse y así con todo. Hasta que mi piel me dio un toque de atención y ahora gasto casi nada, lo justo, porque si te duchas a diario poca mierda puedes acumular en el cuerpo, quiero decir, que la mayoría estamos limpios y olemos bien y no necesitamos media hora de ducha diaria y medio bote de jabón.
    Con las marcas blancas tengo mis dudas a veces. Hay productos de los que tienes que tirar la mitad porque son casi todo grasa o casi todo corteza, dependiendo. Y al final has pagado la mitad de lo que pagarías por una marca conocida pero consumiendo la mitad del producto. Hay excepciones, claro que sí. El truco está en saberlo combinar.

    Yo he aprendido a reutilizar el aceite de freir y las lentillas desechables diarias una segunda vez. Además de comprar algunas verduras congeladas para evitar que se me pudran las frescas en la nevera.

    • Sisisi, es lo que digo… Que el KH7, pues que sea de marca, porque sino no funcionan una leche… O el Cola Cao y la Coca Cola, que no hay color… Pero el limpiador del water, pues lo mismo me da…😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s