Ella, tan amada

Tengo la suerte de tener un hermano con un gusto literario exquisito que, además, gusta de regalarme libros para mi cumpleaños y fiestas de guardar. Con lo cual, he acabado leyendo muchísimas obras de arte que, de otro modo, hubiesen pasado totalmente desapercibidas para mí.

Una de ellas es esta joya: Ella, tan amada. Una biografía (intuyo) más o menos libre escrita por Melania G. Mazzuco sobre una mujer prácticamente desconocida (al menos para mí) pero de una fuerza, una intensidad y una mente supremas.

ella tan amada

Annemarie Zchwarzenbach (1908-1942) pasó por el mundo como un ángel negro, no sólo para aquellos que la rodearon y la amaron, sino para ella misma. Al más puro estilo Gabo, la novela empieza con la muerte de la protagonista. A partir de ahí, nos hallamos ante el espectáculo de una vida vivida al límite, con callejones sin salida, paseos perdidos, huidas hacia delante, viajes morfinómanos y muñecas sangrantes.

anne_marie_schwarzenbach_3

Brillante y desgraciada, lesbiana y ambigua, desesperada y desesperante, amante y amada, querida y odiada, envidiada y necesitada… Una heroína sin escudo, abierta en canal a una sociedad que la devora, a un amor que no la deja vivir, a una obsesión que no es otra que la de la necesidad de ser aceptada, querida, respetada, necesitada…

anne_marie_schwarzenbach_2

 

Ella, tan amada, y a la vez tan sola y perdida. Sin anclajes, sin puntos de apoyo, sin rumbo y sin brújula. Unida a los Mann sin remedio, desterrada del corazón de quien ella más quería y más odiaba, su madre.

anne_marie_schwarzenbach_family_mann

Ella, siempre tan amada…

El bosque

bosc_ignasi_font

Quiero ahogarme en el bosque de mi memoria, y encontrarte enredado en las flores de mi pesar.

Te veo. Te huelo. Te beso.

Pero te pierdo, corriendo entre troncos y abetos.

Troncos muertos.

Levanto la vista y no veo el cielo. Pero tampoco el infierno.

Te siento, incluso cuando no te quiero.

Porque desengañémonos, ya no te quiero.

bosque_nader_sharaf

Imágenes by Ignasi Font & Nader Sharaf

Mordiscos

Oscar Delmar

Seguiré soñando contigo

Incluso cuando los sueños ya no sean para mí.

Seguiré besando tus labios

Pese a que el aire ya no huela a ti.

Te querré

Aunque nunca te haya querido.

Y te amaré

Hasta el fin de un tiempo que no es mío.

Ni tuyo.

Vivir en mi cabeza

Es más seguro que sufrir en tu corazón.

Arrancarme el alma a mordiscos

Los que le faltaron a tu amor.

Imágen by Óscar Delmar

Abandono Eterno

Sentir la nada en tu piel. Saber que la deriva es demasiado concreta. Sin presente, sin futuro, sin solución. Notar la dilución de la tierra firme y el final del infinito. Piel arrugada, corazón cansado y cara salada. Llorar de pena. Heridas que ya nadie lame, paredes que no existieron pero están.

Ser invisible. Siempre invisible. Hasta para quien no mira.

Y luchar, sin posibilidad de no hacerlo. Victorias que nunca fueron mejor que las derrotas.  Notar el agua invadiendo los pulmones y dejarse llevar. Abajo. Más. Hasta tocar tierra firme, que no lo es, ni lo será. Abandono eterno.

 

drown

Imagen by Deb Noyes

I (f***ing) swear

La práctica se pierde. En todo. Si uno no lo hace de manera regular, cada vez es más difícil, cuesta más ponerse, y se tienen menos ideas, incluso menos ganas. La típica frase de cuanto menos hago menos quiero hacer. Pues es cierto.

Yo hubo un par de años en que dejé de ir al cine, por ejemplo. Entonces, asistí al Festival de Cine de San Sebastián y volvió a entrarme el mono. Desde entonces, la semana que no lo piso, me falta algo.

Lo mismo me pasó con la música, los libros o las series. A veces me “peleo” con ellas, pero siempre acabo por volver a caer. Son mi droga, y me encanta que lo sean.

No sé, ir en bici, cantar, dibujar, cocina, coser, hacer manualidades, o incluso follar. Con todo pasa lo mismo. Y también con escribir. Y en ello ando. Por falta de tiempo, pero también porque estoy perdiendo la práctica, porque al no buscar temas para cada día, ya no se me ocurren ni para cada semana. Y porque realmente, a veces una tiene que ver que la manga no puede estirarse más que la mano.

Pero la racha pasará, creedme. Acabaré lo que estoy haciendo, y volveré a estar aquí de manera regular. Me cueste lo que me cueste y pase el tiempo que pase. Porque a veces es necesario que pase, y arrase. Y no lo digo por ser plasta, sino por convencerme, y tal… 😀

Imágenes by noemozica (Donosti 2011, Minneapolis 2012 & Bcn 2012) y Archivo