Un post Vergonzoso

Todos tenemos gustos que nos da vergüenza reconocer. Canciones que nos hacen mover los piés, películas que nos enganchan una y otra vez, libros que no podemos dejar de leer, ropas que nos gustaría llevar… ¡¡Pero que son muy vergonzosísimas y que estaría muy mal visto que reconociéramos que sí, que nos molan mil y que las escuchamos en soledad, las vemos en casa a escondidas, los leemos de estrangis y no nos las compramos por vergüenza torera!!

He aquí algunas de mis vergüenzas más vergonzosas…

A nivel musical, soy fan de Brian Adams, James Blunt y Maroon 5. ¡¡Ah!! Y alguna que otra canción de Enrique Iglesias… Ejem…

En tema películas… Vi hasta la saciedad Tú a Boston y Yo a California (la original, no la chufaca de remake con Lindsay Lohan). Poco más y rompí el VHS de Dirty Dancing. Cada vez que suena Pretty Woman en Tele 5, me engancho. Y la escena final de Nunca me han Besado me hace asomar una sonrisa estúpida en la cara, sin importar cuántas veces la haya visto (this is Michael Vartan we’re talking about, girls!!!! :D)…

En cuanto a los libros, me chiflan los Diarios de Bridget Jones. Sí, debo confesarlo. Y también me gustan algunos best-sellers, como «El Cuento Número 13″… Aunque debo decir que con el tema literatura, soy más exquisita… Jejeje.

Y en cuanto a ropa… Bien, creo que ésta es la confesión más dura de hacer… La que más vais a utilizar en mi contra. La que saldrá a colación en cada conversación, cuando queráis reiros de mí… ¡¡Me entusiasmaba el vestido de boda de Lady Di!! Cuando era peque, era mi sueño… ¡¡Casarme con ese vestido!! Hale, ya está, ya lo he dicho…

Imágenes de archivo

 

Mis 11 del 2011

Pido disculpas a la Cinematk de Joe Marlango por esta copia descarada y burda de su post.  Pero es que cuando lo vi, me pareció taaaaan buena idea y me dieron tantas ganas de hacer mi lista, que no me he podido resistir. F., espero que no te importe… 🙂

El 2011 ha sido el año en que me he reencontrado con el Cine, como lugar al que ir a ver peliculones. Todo empezó en Donosti. Desde entonces, no he parado de alucinar…

He aquí mi Top-11 del 2011 (las tres primeras, son más o menos intercambiables en el orden):

1. Shame.

Porque todavía hoy me produce cierta desazón pensar en ella, pese a que hace meses que la vi. Porque la historia es súper potente. Y porque no tiene un segundo malo.

2. Nader  and Simin. A separation.

Porque no hay ni buenos ni malos, sino gente que hace lo que puede por vivir la vida que tiene ante sí, y por salir adelante.

3. The Artist.

Porque tiene la escena más bonita, visualmente hablando, que he visto en los últimos 10 años.

4. Drive.

Porque me hipnotizó en la primera escena, y no salí del trance hasta el momentazo final.

5. Le Skylab.

Porque es tan tremendamente divertida y loca que hace que la sientas cercana y familiar.

6. No habrá paz para los malvados.

Porque me devuelve la fe en el cine español, y en su capacidad de ejecutar a la perfección películas de género (buenas).

7. El árbol de la Vida.

Porque la poesía también puede venir en forma de imágenes, porque sus personajes son brutalmente humanos y porque (quizás) por fin Brad Pitt tendrá un Oscar (aunque Fassbender también se lo merece tela).

8. Melancholia.

Porque aunque el único personaje que me cae bien es el niño, todos tienen sus motivos y son muy reales. Y porque la muerte despierta eso, y mucho más.

9. Take this Waltz.

Porque estuve por levantarme y ponerme a bailar una banda sonora espectacular con una prota un tanto desquiciante.

10. La Voz Dormida.

Porque sí. Porque aunque todo el mundo la ponga a parir, yo salí llorando del cine como una tonta. Y porque me recuerda muchísimo a mis abuelos.

11. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte 2.

Porque es el final de una saga que empezó muchos años atrás. Y me trae muchos recuerdos.

Imágenes de Archivo

Paulino Viota

Paulino Viota fue profesor mío en la Universidad. Creo que el que recordamos (la mayoría) con más cariño. Todo un personaje. Genio y figura. No únicamente por sus conocimientos, amplios y sólidos, sino (y sobre todo) por sus expresiones, su manera de hablar, sus ademanes…Expresiones como «Pero por Dios, no hay Tiempo», «Si Godard susurra pero vosotros atronáis… ¡¡Pues vaya Mierda» o «Si luego esto sale en el exámen y por hacer el descanso para ir a fumar os lo habéis perdido… ¡¡Os jodéis, eh!!» perdurarán en nuestra memoria por los siglos de los siglos. Y amén. Como también lo hará la mítica escena de las Escaleras de Odessa en «El Acorazado Potemkin», de Eisenstein (la analizamos plano a plano), o el momento en que el señor de la pata de palo se pega un piño en «Una Partida en el Campo», de Renoir.

Ayer volví a verlo, después de 8 años, y fue un remember when maravilloso, una suerte de máquina del tiempo que nos permitió volver a ser sus «alumnas», partirnos con las «chapuzas» de Eisenstein, sonreír de nostalgia, de añoranza…

En las últimas semanas he estado asistiendo a las conferencias alrededor de la exposición «Construir la Revolución. Arte  y Arquitectura en Rusia, 1915-1935«, en el CaixaForum de Barcelona. Un verdadero placer. No únicamente la muestra (sublime la parte arquitectónica, os la recomiendo encarecidamente, y más floja la pictórica), que podéis visitar hasta el 17 de abril, sino también el ciclo de actividades paralelas, con invitados de verdadero lujo, expertos en arte, vanguardia, arquitectura, tipografía y cine… ¡¡¡Y por un euro!!!

Imágenes de Archivo

Fellini, ese gran conquistador

Recordando la expo de Fellini en el CaixaFòrum se me ocurre que, el director italiano, venía siendo una mezcla entre nuestro Paco Rabal y el también italiano Flavio Briatore… Casado hasta la muerte con la dulce Julieta Massina (Asunción Balaguer fue la de Paco, qué gran truhán), infiel por naturaleza, rodeado siempre de bellezas del calibre de Anita Ekberg, Sofía Loren o Claudia Cardinale… ¿Vosotros qué opináis? ¿Cuela el símil?

¡¡Y qué guapo era Marcelo, por dios!!

Para más información… Visita mi reseña en Underdogs, o la web del CaixaForum.