Cooking with the Dog

Hay verdades ineludibles en esta vida:

Si alguien no se ríe hasta morir viendo estos vídeos, es que no está bien de la cabeza (o es que yo estoy mu malamente).

Si alguien no repite hasta la saciedad, imitando el acento, la mayoría de frases dichas en cada vídeo, es que no pertenecéis a este mundo (o yo estoy muy fuera de él)

Si alguien no flipa con la mini cocina, la cantidad de cacharros, la cantidad de pasos y la poquita cantidad de cada cosa que pone esta señora en cada plato, es que no tiene ni idea de la vida (o yo no tengo ninguna).

Si alguien no tiene un hambre de morirse al ver estos vídeos, es que no conoce el gusto con la comida (o yo lo conozco demasiado).