Regalos caídos del cielo

Este finde me han caído dos regalos tan preciosos y tan inesperados que no he podido hacer menos que coger la cámara, tirar un par de fotos, y enseñároslos a todos.

Warning, Warning: puede dar envidia… ^_^

El sábado, Esti llegó a mi humilde morada con estas maravillas de la tienda japonesa Momo de Barcelona. Amor instatáneo es poco. ¡¡Mil gracias, guapísima!! Entre lo encantadora que es ella y las preciosidades que me trajo, caí rendida a sus pies.

Conocí a Estíbaliz gracias a su blog, Alice’s Little Box, una cajita repleta de contenidos deliciosamente escogidos por ella… Nunca me cansaré de repetirlo: lo mejor de mi vida bloggera sois toda la gente a quien he ido encontrándome por el camino.

Y el domingo, llega mi señor padre cargado con algo más que el habitual jamón serrano, tomates y verduras del huerto, setas y miel casera… ¡¡Estas preciosas llaves antiguas que él mismo arregló y limpió para mí!! Son taaaaaaaaaaaaaan bonitas, y llevaba tanto tiempo detrás de ellas!! ¡¡Gracias papi!!

Imágenes by noemozica

Cooking with the Dog

Hay verdades ineludibles en esta vida:

Si alguien no se ríe hasta morir viendo estos vídeos, es que no está bien de la cabeza (o es que yo estoy mu malamente).

Si alguien no repite hasta la saciedad, imitando el acento, la mayoría de frases dichas en cada vídeo, es que no pertenecéis a este mundo (o yo estoy muy fuera de él)

Si alguien no flipa con la mini cocina, la cantidad de cacharros, la cantidad de pasos y la poquita cantidad de cada cosa que pone esta señora en cada plato, es que no tiene ni idea de la vida (o yo no tengo ninguna).

Si alguien no tiene un hambre de morirse al ver estos vídeos, es que no conoce el gusto con la comida (o yo lo conozco demasiado).